Lo que está por venir.

     Francia acaba de estrenar un nuevo impuesto que penaliza las bebidas refrescantes con azúcar, en un intento de controlar el incremento de los índices de obesidad y diabetes tipo 2. El impuesto se iguala al impuesto que soporta el vino, con 3.54 euros por hectolitro, con lo que esperan recaudar 120 mill de euros al año.
    Con esta medida Francia se une a la tendencia iniciada por Dinamarca, que desde el año pasado penaliza los alimentos con más de un 2,3% de grasas saturadas como la leche entera y sus derivados (mantequilla, queso), carnes, aceites, etc.
    Esta cruzada contra los alimentos y bebidas considerados no saludables no está exenta de polémica, ya que Francia finalmente ha extendido el impuesto a las bebidas “light” o “sin azucar”, para “financiar la reducción del costo del trabajo agrícola”.
  A esta tendencia ahora se une el Departamento de salud de New York con una impactante campaña en la que pretende concienciar de la relación encontrada en recientes estudios epidemiológicos entre el tamaño de las raciones de bebidas refrescantes y comida rápida, la diabetes y la obesidad mórbida. En una de las imágenes se muestra una persona obesa mutilada por la diabetes.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s